Mi compañía rechaza la renovación del seguro

Actualmente, solo existen dos tipos de seguro que son de contratación obligatoria. Estamos hablando del seguro de coches, que debe cubrir la responsabilidad civil del conductor. Así como de aquellos seguros vinculados con una hipoteca, ya sea de una casa o de un negocio. El resto de seguros que podemos contratar para cubrir un riesgo determinado, son opcionales. Por tanto, la libertad de contratación que existe como cliente, no puede entrar en conflicto, con la libertad de la propia compañía aseguradora, de decidir si acepta o no, asegurarte. O incluso decidir si quiere mantener la renovación del seguro y no está convencida de querer hacerlo.

¿Quién puede decidir sobre la renovación del seguro?

En principio, tanto tú como asegurado, como tu compañía de seguros. Ambos podemos rechazar la renovación del seguro, siempre que se respeten los plazos marcados en el contrato. Es decir, tienes hasta un mes antes de la fecha de vencimiento, para notificarlo por escrito a tu aseguradora. Y ésta, a su vez, deberá hacer lo mismo y notificártelo, con al menos dos meses de antelación. En cuanto a los motivos, cualquiera de las partes puede anular la póliza sin indicar el motivo de dicha anulación. Con comunicarlo en tiempo y forma, es suficiente.

¿Qué motivos puede tener tu aseguradora para no renovar el seguro?

Por poner algunos ejemplos del motivo de anulación por parte de la aseguradora, podríamos nombrar los siguientes:

  • Que el riesgo a asegurar, por ejemplo una casa en la que se han hecho ampliaciones, se haya visto modificado. De tal forma, que su valor sea superior a lo que la compañía esté dispuesta a asegurar.
  • Otro posible motivo, es que durante la contratación, se omitiera información relevante sobre el riesgo, por parte del asegurado. Tal vez si tu aseguradora hubiera conocido esta información desde el principio, no hubiera aceptado la contratación de la póliza.
  • Algunos ejemplos más claros tienen que ver con el número de siniestros (y el importe al que asciendan) que tengas durante un año. No olvidemos que el seguro se basa en la probabilidad de ocurrencia de un siniestro.
  • También puede darse el caso, de que hayan existido problemas con el pago del recibo de seguro. En este caso, tu aseguradora puede reclamarte el pago mientras hayas estado asegurado. Pero probablemente después, prefiera no renovar tu seguro, para evitar problemas.
  • Otra causa podría ser por ejemplo, que en una empresa, no estén instaladas las medidas de seguridad antincendios, de vital importancia si esto se produjera.

renovacion-seguro

En definitiva, muchos pueden ser los motivos. Lo importante, es que ambas partes estén correctamente informadas y actúen dentro de los plazos que marca la Ley.

Dejar un comentario

Otros
Posts

¿Quieres estar tranquilo?

Nos ocupamos de todo